Desmintiendo a la gran industria farmacéutica (Big Pharma)

Dejando en claro la histórica ley de precios de los medicamentos

En agosto, el Presidente Biden promulgó la Ley de Reducción de la Inflación de 2022. Las reformas a los precios de los medicamentos recetados en la Ley de Reducción de la Inflación son históricas; es una victoria monumental para los pacientes, los contribuyentes y el pueblo estadounidense.

Esta ley es un duro golpe para el poder de Big Pharma, y los opositores a la ley ya están difundiendo mentiras para asustar a los pacientes y a los legisladores en un intento de bloquear o socavar la ley para recuperar el poder unilateral de la industria para dictar los precios de los medicamentos de marca. Más adelante explicaremos el verdadero significado de la Ley de Reducción de la Inflación para los pacientes.

1. Innovación

Argumento de los opositores: La Ley de Reducción de la Inflación ahogará la innovación.
La realidad: La Ley de Reducción de la Inflación restablece el equilibrio para mantener la innovación que necesitamos a precios que podamos permitirnos.

2. Acceso

Argumento de los opositores: La Ley de Reducción de la Inflación da el control a los políticos de Washington, D.C., lo que dificulta que los pacientes obtengan los medicamentos que necesitan.
La realidad: El mayor obstáculo para el acceso de los pacientes a los medicamentos en este momento son los altos precios de estos. La Ley de Reducción de la Inflación aumentará el acceso de los pacientes al reducir los precios.

«Acceso»

3. Beneficios de Medicare

Argumento de los opositores: La Ley de Reducción de la Inflación robaría 300 mil millones de dólares de las prestaciones de Medicare.
La realidad: La Ley de Reducción de la Inflación reduce el gasto de Medicare al bajar los precios que el programa paga por los medicamentos. Esto ahorra dinero a los contribuyentes y a los pacientes.

4. Gastos de desembolso directo

Argumento de los opositores: A los pacientes les preocupan más los gastos de bolsillo que los precios. Las compañías de seguros y los administradores de beneficios de farmacia (PBM, por sus siglas en inglés) son los que fijan los gastos de bolsillo; la Ley de Reducción de la Inflación atiende el problema equivocado.
La realidad: No podemos reducir los gastos de bolsillo sin bajar los precios de los medicamentos o acabaremos pagando primas e impuestos más altos. La Ley de Reducción de la Inflación reduce los precios de lista y los gastos directos.

“No saque dinero de sus bolsillos”

5. Apoyo bipartidista

Argumento de los opositores: Las disposiciones sobre el precio de los medicamentos de la Ley de Reducción de la Inflación eran reformas partidistas impopulares.
La realidad: Las reformas a los precios de los medicamentos de la Ley de Reducción de la Inflación cuentan con un abrumador apoyo bipartidista en todo el país.

6. Alivio para los pacientes que usan insulina

Argumento de los opositores: La Ley de Reducción de la Inflación deja fuera a los usuarios de insulina.
La realidad: La Ley de Reducción de la Inflación proporciona alivio a millones de beneficiarios de Medicare que utilizan insulina. El proceso de reconciliación bajo el cual se aprobó la ley en el Senado limitó los tipos de reformas que podían incluirse en el proyecto de ley, razón por la cual debe continuar la lucha por reformas que ayuden a todos los estadounidenses que toman insulina y otros medicamentos caros.